miércoles, 2 de octubre de 2013

Por si no tengo claro qué celebramos el 2 de octubre

Seguro que lo sé, pero por si acaso: el 2 de octubre es "superfiesta", porque fue el día en el que - ¡hace 85 años ya!- Dios quiso que San Josemaría viera el Opus Dei, una institución de la Iglesia católica que nos recuerda que todos podemos ser santos y la mejor manera es... ¡trabajando!

Si todavía te quedan dudas, deja que el mismo Papa Francisco te explique la importancia de la santidad en la vida ordinaria:

Queridos hermanos y hermanas: En el «Credo», después de profesar que la Iglesia es «una», también decimos que es «santa». ¿Cómo es posible afirmar que la Iglesia es santa si a lo largo de su historia ha tenido tantos momentos de oscuridad? ¿Cómo puede ser santa si está compuesta de hombres pecadores? La Iglesia es santa porque Dios es Santo, es fiel y no la abandona nunca al poder de la muerte y del mal; es santa porque Jesucristo, el Santo de Dios, se ha unido a ella indisolublemente; es santa porque el Espíritu Santo la purifica, la transforma y la renueva constantemente; es santa, no por nuestros méritos, sino porque Dios la hace santa. No tengamos miedo a ser santos. Todos estamos llamados a la santidad, que no consiste en hacer cosas extraordinarias, sino en dejar que Dios obre en nuestras vidas con su Espíritu, en confiar en su acción que nos lleva a vivir en la caridad, a realizar todo con alegría y humildad, para mayor gloria de Dios y bien del prójimo.



 

No hay comentarios: