jueves, 2 de mayo de 2013

Siempre es momento de tener un detalle con nuestra Madre

Lo que vale un rosario a la Virgen
El mes de mayo es el elegido por la Iglesia para cuidar especialmente a nuestra Madre la Virgen. La queremos y veneramos por ser Madre de Dios, pero también es madre nuestra, como le encargó Jesús cuando estaba en la cruz.
Por eso, en todos los pueblos de España acudimos de romería a las ermitas y santuarios, las imágenes de la Virgen se llenan de flores... pero ¿cuál es el origen de este cariño a la Virgen?
Puedes descubrirlo aquí:

Aquí tienes el último de una serie de vídeos que un grupo de universitarios madrileños nos ofrece para animarnos a rezar el rosario cada mes de mayo....¡y siempre!
  • ¿Qué no sabes rezarlo? No te preocupes
  • Si necesitas descargar una "chuleta" pincha aquí.
  • Si quieres ser original, reza el rosario siguiendo las indicaciones del METRO.
  • Y para aprovecharlo a tope, pincha para leer algunos trucos.
  • Aquí tienes algunas reflexiones de San Josemaría sobre esta devoción del rosario. Y unas palabras rápidas que te pueden servir: 
Yo entiendo que cada Avemaría, cada saludo a la Virgen, es un nuevo latido de un corazón enamorado. (Forja, 615)
"Virgen Inmaculada, bien sé que soy un pobre miserable, que no hago más que aumentar todos los días el número de mis pecados..." Me has dicho que así hablabas con Nuestra Madre, el otro día.
Y te aconsejé, seguro, que rezaras el Santo Rosario: ¡bendita monotonía de avemarías que purifica la monotonía de tus pecados! (Surco, 475)
El Rosario no se pronuncia sólo con los labios, mascullando una tras otra las avemarías. Así, musitan las beatas y los beatos. –Para un cristiano, la oración vocal ha de enraizarse en el corazón, de modo que, durante el rezo del Rosario, la mente pueda adentrarse en la contemplación de cada uno de los misterios. (Surco, 477)
Siempre retrasas el Rosario para luego, y acabas por omitirlo a causa del sueño. –Si no dispones de otros ratos, recítalo por la calle y sin que nadie lo note. Además, te ayudará a tener presencia de Dios. (Surco, 478)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me encanta el vídeo es genial!!!!