lunes, 29 de noviembre de 2010

Preparando la Navidad: ADVIENTO

El adviento es el tiempo litúrgico anterior a las fiestas de Navidad. Empieza cuatro domingos antes del día 25 de diciembre, es decir, dura cuatro semanas (que en la Iglesia se cuentan por domingos).
¿Por qué nos preparamos con tanta antelación? Porque son unas fiestas importantes, ¡no puedes aterrizar de repente! Así recordamos cosas tan elementales como:
Que es Navidad porque nace Jesús, no porque las calles se llenen de luces y los anuncios de juguetes.
  • Y nace para salvarnos, para que conozcamos a Dios y seamos felices. Se hace hombre para hacernos más cercano a Dios, para compartir con nosotros todo lo que supone ser hombre (menos el pecado, claro)
  • Que es tiempo de pensar en los demás más que en nosotros mismos, de ser generoso. Por eso las campañas solidarias se multiplican en esta época, y más en crisis económica como ahora estamos.
¿Qué podemos hacer para prepararnos? Y también para vivirla bien
- vuelve a releer los primeros capítulos de los evangelios de Lucas y Mateo
- preparar el Belén en casa, pon villancicos, adorna la casa.... son días de alegría
- ¿no puedes hacer algo por alguien? visitar a alguien de tu familia que esté más solo, colaborar con alguna campaña de Navidad... pregunta en la Efa
- prepárate con una buena confesión: así le haces hueco en tu alma, bien limpia, para que esté a gusto
- haz campaña en casa para ir a Misa del gallo- si no se puede, ve el 25 por la mañana. También son día de precepto el 1 de enero y el 6 de enero.

Aquí tienes una costumbre que te recordará que se va acercando la Navidad: la CORONA DE ADVIENTO. Es una antigua costumbre cristiana. Tiene su origen en Alemania, donde fabricaban una corona con ramas, hojas y cuatro velas que simbolizan a Jesús como LUZ DEL MUNDO. Todas las iglesias, la de tu pueblo también, prepara la fiesta de Navidad con cuatro semanas de antelación, encendiendo una vela cada domingo antes de comenzar la Sta. Misa.
Esto es lo que significan los elementos de la corona:
  • El círculo es una figura geométrica perfecta que no tiene ni principio ni fin. La corona de adviento tiene forma de círculo para recordarnos que Dios no tiene principio ni fin, reflejando su unidad y eternidad. Nos ayuda también a pensar en los miles de años de espera desde Adán hasta Cristo y en la segunda y definitiva venida; nos conciencia que de Dios venimos y a Él vamos a regresar.
  • Las ramas verdes de pino o abeto representan que Cristo está vivo entre nosotros, además su color verde nos recuerda la vida de gracia y la esperanza que debemos cultivar durante el Adviento.
  • Las manzanas rojas con las que algunas personas adornan la corona, representan los frutos del jardín del Edén, con Adán y Eva, que trajeron el pecado al mundo, pero recibieron también la promesa del Salvador universal.
  • El lazo rojo representa nuestro amor a Dios y el amor de Dios que nos envuelve.

No hay comentarios: